Increíblemente, en pleno Siglo XXI, aún quedan muchos temas de los que pocos han hablado, pero la mayoría hemos pensado. Como las inseguridades a causa de la estética de las zonas íntimas, por ejemplo.

Seguro que muchos nos hemos preguntado si en este tema “estamos bien”, si somos “normales” o si “cumplimos con los estándares”… bueno, de hecho, creo que más bien podríamos decir que hasta nos hemos preguntado ¿qué es “estar bien” en las zonas íntimas?, ¿Cuáles serían los estándares “de belleza”?

Porque además de la desinformación, nuestras opciones de comparación son tan limitadas -y tan sesgadas- que preferimos quedarnos con la duda. (Por obvias razones, ¡claro!… es que ni en una pijamada de mejores amigas, las mujeres se terminan mostrando entre ellas sus zonas más íntimas…y ni hablar de los hombres, ellos jamás pasan las barreras que pasamos las mujeres). Entonces ahí, en ese cuestionamiento solitario es en donde nacen las inseguridades y con ellas las frustraciones.

Por no saber, por ejemplo, si la pigmentación (el color) de nuestras zona está dentro de lo normal, las consecuencias de la depilación con cuchilla en la zona perianal… o si nuestros pezones están “bien o mal”. Pero youtube sí lo sabe. Y los millones de reproducciones que tienen los videos sobre ¿cómo aclarar las axilas y las zonas íntimas?, también.

Entonces, ¿en qué momento nace la moda de la despigmentación de estas zonas?

Como muchos de los nuevos dolores de cabeza de la humanidad, lamentablemente han llegado con el cine, la televisión y la publicidad.

Imagínense ustedes… antes las personas veían a sus conocidos y generalmente con ropa puesta; (generalmente). Pero cuando nosotros como seres humanos empezamos a ver publicidad de desodorantes pasando por unas axilas inmaculadas, o de cuchillas de afeitar haciendo movimientos que iban desde unas maravillosas y lisas rodillas, hasta unos tobillos blancos, lisos y perfectos; pues obviamente nos empezamos a mirar más al espejo.

Y después llegaron las fotos y los videos XXX a lucir unas zonas íntimas claras, iluminadas, delicadas y sin rastro de vellos… ¡y ahí empezó un nuevo concepto de lo que es bello!

DATO: Fueron los actores de la industria porno los que empezaron a buscar alternativas más contundentes que el bicarbonato para blanquearse las zonas íntimas.

¿Y en qué zonas se pueden hacer este tipo de tratamientos?

¡En muchas más de las que te imaginas!

Bikini, labios, axilas, pezones, sí, pezones. Zona perianal, codos y rodillas.

¿En qué consiste el procedimiento?

En el mercado hay muchas alternativas, algunas más invasivas que otras. Pero como en CĒU te cuidamos y estamos a la vanguardia con todos los tratamientos de belleza, llevamos mucho tiempo en la búsqueda de la solución ideal para aclarar y despigmentar las zonas íntimas. Nuestro gran hallazgo ha sido PINK INTIMATE, un protocolo italiano que permite rejuvenecer tus zonas íntimas a través de una delicada mezcla que contiene sustancias especiales para despigmentar y aclarar, y mejor aún, para mejorar la apariencia del área a tratar generando firmeza y un efecto de tensado en la piel.

Lo mejor es que te puedes realizar una sesión semanal, mínimo durante 4 semanas. Por lo que Santa se podría adelantar y que te alcances a sientir perfect@ para navidad.

Déjate sorprender por estos increíbles resultados y no dudes en escribirnos si tienes más pregunta!

logos rituales-corazon